Con estos consejos evitarás el mal olor en tus zapatos

Como eliminar el olor a pies

El cuidado de tus pies es vital, y es que, usar zapatos sin calcetines y sin mal olor cuando el clima es muy caluroso, resulta contraproducente para muchos, puesto que desafortunadamente genera el crecimiento bacteriano y un olor que se identifica instantáneamente, hasta puede extenderse al retirar los zapatos, pero, ¿cómo puedes disfrutar de la sensación de libertad, que los zapatos sin calcetines te ofrece, sin afectar la contaminación del aire en tu ambiente? Pues bien, acá te explicamos cómo mantener el cuidado de tus pies.

Conoce la causa del mal olor para mantener el cuidado de tus pies

El término médico es “bromhidrosis” y cualquier persona puede verse afectada. El cuidado de tus pies es importante porque los zapatos generan mal olor al estar tan cerca de los mismos, a mayor cuidado de tus pies, menos mal olor.

Las glándulas sudoríparas son las encargadas de iniciar el olor, al generar el sudor. Su fin es mantener la piel flexible y húmeda para ayudarla a regular la temperatura, de manera que al estar caliente o haciendo ejercicio, los pies sudarán más de lo normal. Distinto a las otras glándulas sudoríparas del cuerpo, las de los pies secretan sudor constantemente, no solo en respuesta al calor sino al ejercicio.

Por ende, para mantener el cuidado de tus pies debes saber que el olor comienza cuando el sudor se descompone de las bacterias y hongos que viven en la piel, al descomponerse el sudor se produce el irreconocible olor a “queso”, olor que será más intenso cuando hay mayor acumulación de baterías y sudor acumulada en los zapatos.

¿Los calcetines evaden el mal olor?

Cuando utilizas los zapatos sin calcetines durante todo el día, las bacterias, el sudor y la suciedad se adhieren a las plantillas y tela de los zapatos, por tanto, el uso de los calcetines efectivamente impide el olor, esto se debe a que la función de los mismos es absorber el sudor y las bacterias, protegiendo los zapatos.

Al cambiar diariamente los calcetines, se reduce la acumulación de bacterias así como el sudor en descomposición en el interior de los zapatos. Ellos son los responsables de reducir la fricción generada entre los pies y los calzados, también evitan la acumulación de callos, impiden que se resequen y agrieten, siendo esta última lo que aumenta el riesgo de infección por hongos, mejor conocido como el “pie de atleta”.

Por otro lado, la acumulación de humedad incrementa el moho en los zapatos, descomponiendo rápidamente la integridad de estos, cuyo resultado son zapatos sin apoyo que deberán ser reemplazados. Sin embargo, no existe manera más eficiente para reducir el mal olor que no sea el uso de calcetines en los tenis o calzados favoritos.

 El cuidado de tus pies puede evitar el Pie de Atleta

Es generado por infección de hongos, se desarrolla con mayor frecuencia entre los dedos, el término médico es “tinea pedis” y los síntomas varían según las personas. Generalmente, el hongo es generado en un ambiente cálido, húmedo y oscuro.

Pon atención a los síntomas:

  • Piel agrietada y con sangre
  • Comezón
  • Piel descamada o reseca
  • Olor en los pies
  • Piel con comezón
  • Ampollas
  • Enrojecimiento
  • Cortadas en la piel

Algunas veces, el pie de atleta se relaciona con la “onicomicosis” o alguna infección micótica en las uñas de los pies. Las personas que padecen de “diabetes”, son propensas a que se les propague o desarrolle una infección secundaria severa. Aunque sea inofensiva, crea un olor fétido que es completamente distinto al olor habitual de pies, por ello, si además del olor habitual presentas enrojecimiento severo, hinchazón, dolor o inclusive pus en tus pies, acude a tu médico.

¡Sigue estos pasos para mantener el cuidado de tus pies!

Existen algunas precauciones que puedes tomar en cuenta si no quieres utilizar zapatos con calcetines, durante el verano. Recuerda que el olor proviene de las bacterias y del sudor que son transferidos de los pies a los calzados, pero si pones en práctica los siguientes consejos, evitarás que esto ocurra.

  1. Lávalos y déjalos secar

Mientras más limpios y secos estén, tanto tus pies como tus zapatos, menos olor tendrás.

  • Por eso, lava los pies con agua y jabón, de ser posible, una vez al día.
  • Asegúrate que estén totalmente secos antes de ponértelos.
  1. Elimina las bacterias

El vinagre blanco (puede utilizarse directamente de su botella), la solución de peróxido de hidrógeno y agua, son ideales para eliminar muchas de las bacterias responsables del mal olor de pies.

  • Coloca el líquido de tu elección en una botella con atomizador y rocía la planta de tus pies, después de bañarte.
  • Deja que tu piel se seque siempre al aire libre, durante varios minutos antes de caminar o incluso antes de colocarte los zapatos.
  • Haz tu propia mezcla de peróxido de hidrógeno, con: 1 cucharadita de peróxido al 3% con 8 onzas de agua.
  1. Aceite de coco

Este aceite es muy conocido por las propiedades antibacterianas y antimicóticas naturales que posee. Si aplicas el paso 2, puedes frotar posteriormente tus pies con el aceite de coco, justo antes de acostarte.

  • Te ayudará a matar las bacterias y además suavizará tu piel.
  1. No mantengas tus pies en la oscuridad

Las bacterias y los hongos no solo se fortalecen sino que se reproducen en los ambientes oscuros y húmedos.

  • Al quitarte los zapatos, sácalos de la maleta del gimnasio, cajas de zapatos oscuras, armarios oscuros o cualquier sitio que no reciba ni luz ni aire.
  • Colócalos en una zapatera.
  • Ábrele la lengua a los zapatos, se mantendrán secos y aireados.
  1. Paquetes de gel de sílice

Son pequeños paquetes de bolitas que vienen al comprar los zapatos, también se encuentran dentro de las botellas de vitaminas. Tienen como fin absorber la humedad, son justamente los que debes colocar dentro de los calzados después de haberlos usados.

  • Coloca un par de estos paquetes en cada zapato y mételos en una bolsa cerrada, ya que si los dejas al aire libre, no hará efecto porque absorberán la humedad del aire, al igual que la del interior de los zapatos.
  1. Aceite del árbol del té

Pese a no haber un estudio científico que respalde la eficiencia del aceite del árbol del té contra el mal olor de pies; sí es efectivo contra el pie de atleta y otras infecciones micóticas. Pero, también puede ser irritante para la piel, debido a que su uso no ha sido comprobado en niños ni mujeres embarazadas, si vas a probarlo, hazlo con moderación.

  1. Periódico

Mantener tu calzado seco, es la manera más eficiente e importante para reducir el desarrollo de bacterias y hongos.

  • Colócales periódico después de lavarlos o después de un día sudoroso.
  • Se recomienda cambiar el periódico cada 4 horas, hasta que el papel se encuentre completamente seco al ser retirado.
  1. Aire fresco o Luz del sol

Ambas formas naturales son efectivas para eliminar el olor en los zapatos.

  • Cuelga tus zapatos deportivos de la lengua para mantenerlos abiertos y sean aireados.
  • Ponlos en una silla o una mesa expuesta al sol.
  • Cuida la temperatura y mételos en caso de que llueva.
  1. Alcohol

Aunque resulte increíble, los hongos y bacterias son sensibles al alcohol. El alcohol isopropílico viene en distintas potencias, desde 70 a 99%, todos son iguales para este fin pero no se debe colocar el alcohol en la parte de afuera de los zapatos, ya que puede arruinarse.

  • Deja el zapato en una zona en la que circule suficiente aire.
  • Hazlo una vez por semana para reducir, lo más posible, el desarrollo de bacterias en los zapatos.
  1. No utilices el mismo calzado constantemente

Cuando varías de zapatos, les das descanso a otros para que se sequen completamente, reduciendo así, el desarrollo de bacterias.

  1. Reemplaza las plantillas de carbón

Las plantillas absorben el sudor y las bacterias de sus pies, por eso, si las reemplazas consecutivamente reducirás la cantidad de bacterias en tus zapatos.

  • Si aun aplicando estos consejos, el olor en tus calzados continúa, reemplaza las plantillas normales con las que tienen el carbón activado, controlará el olor.
  • Procura utilizar siempre los calcetines cuando cambies las plantillas, porque estas pueden irritar la piel.
  1. Sal

Como bien ha sido mencionado anteriormente, las bacterias requieren humedad para crecer, por lo que la sal es el mejor aliado para vencerlas, ya que absorbe las células de las bacterias y las mata. Asimismo, interfiere en la actividad enzimática de las bacterias, debilitando la estructura molecular de las células.

  • Use sal kosher o sal de mar, porque la sal de mesa tiene granos muy finitos y son más difícil de eliminar los hongos y bacterias de tus zapatos.
  • Coloca estrictamente una cucharada de sal (marina preferiblemente) sobre las plantillas de los calzados.
  • Déjala actuar durante 12 a 24 horas antes de sacarla.
  1. Bicarbonato (carbonato), polvo para hornear, maicena y arena para gatos

Esta son otras opciones, ayudan a secar el interior de tus zapatos, la idea es rellenarlos con una combinación, en partes iguales, de todos los polvos mencionados.

  • En un filtro de café, amárralo bien con todos los polvos adentro.
  • Colócalo en tu calzado durante la noche.

La arena para gato, es otro material que ayuda a absorber fluidos.

  • Coloca de 2 a 3 cucharadas de esta arena en un filtro de café
  • Amárralo bien y colócalo dentro de tus zapatos, durante la noche.

Estas son las cosas que debes evitar para mantener el cuidado de tus pies

De la misma manera en que puedes hacer cosas para ayudar a cuidar tus pies, también existen otras que no debes hacer para mantener su cuidado.

  1. Evita a toda costa los perfumes

Los perfumes no son ideales para los pies, no son una buena combinación porque solo ocultaran el olor.

  1. Antitranspirantes para pies

Esta es una opción totalmente antinatural porque impiden que tus pies suden, puedes utilizar algún spray que disminuya el olor pero también es contraproducente porque solo estarías agregándole sustancias químicas al cuerpo y por ende, eliminando el método que tu organismo naturalmente utiliza para mantener la piel de tus pies hidratada.

  1. Congelar los Zapatos

A pesar de ser una buena opción para reducir el olor de los zapatos a corto plazo, no mata las bacterias que generan el mal olor.

  • Coloca los zapatos en una bolsa “ziploc” u otra con cierre.
  • Ponlos en el congelador durante varias horas.
  • Si al sacarlos los zapatos, no huelen, debes usarlos al momento porque las bacterias regresan con tan solo 1-2 días.

¿Qué hacer en caso de que nada funcione?

Cuando todas estas opciones para el cuidado de tus pies fallen, debes recurrir estrictamente a los calcetines, así no sean de tu preferencia, porque evitan que tus pies se resequen, agrieten y desarrollen callos. Pero si eres de los que no les gusta utilizarlos porque se notan en la parte superior, utiliza tines. Por lo general, permanecen más abajo que los calcetines deportivos y no se notan.

Por otro lado, para las chicas la mejor opción son las “ped socks” o medias con los zapatos de vestir, les proporcionan el mismo fin de absorber el sudor y las bacterias y tampoco se notan en la parte superior del calzado.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Beneficios del jengibre para la salud

Estos son los beneficios del Jengibre para la salud

Rezar por tus hijos

La oración ideal para proteger a tus hijos